Cómo evitar posponer la tareas en la escuela o universidad

Cómo evitar posponer la tareas en la escuela o universidad

El aplazar compromisos académicos, como realizar tareas o estudiar, es un problema muy común en las generaciones actuales, sumado a la gran variedad de distracciones que existen hoy en nuestras sociedades cada vez más tecnologizadas.

Hay muchas razones por las que se elige no hacer las tareas académicas inmediatamente y dejarlas siempre para último momento, consiguiendo con esto realizarlas con prisa, nerviosos, y evidentemente, disminuyendo la calidad de nuestro trabajo.

Hoy en AutoEduca te diremos las principales formas de evitar aplazar tus tareas o proyectos.

No busques la perfección inmediatamente

Recuerda que tu proyecto no tiene porque ser perfecto. El pensar así sólo te descorazonará para disponerte a comenzar a hacerlo. Lo más práctico es comenzar ya y dejar para otra ocasión el poder mejorar la calidad y/o profundidad de lo hayas escrito.

Plantéate mini-objetivos

Algunos proyectos o tareas pueden ser muy largos, lo cual puede ser un poco intimidante a la hora de ponerse a estudiar o realizarlos. Lo mejor es seccionar o dividirlos en pequeñas tareas, de forma de que sea mucho más fácil ponerse objetivos para concluirlas. Está demostrado que se avanza mucho más al tener objetivos claros y determinados que sólo teniendo una idea abstracta de lo que se debe hacer.

La regla de los 10 minutos

Si no tienes muchas ganas de realizar una tarea, oblígate a dedicar sólo 10 minutos de tu tiempo a realizarla. ¿No es mucho, verdad? Luego de pasados los 10 minutos, podrás decidir si tienes ganas de seguir o si es mejor dejarlo para otra ocasión. Si es lo último, al menos ya habrás comenzado algo, y la próxima vez será mucho más fácil retomar el asunto.

Busca un lugar adecuado

A veces ocurre que no tenemos ganas de hacer una tarea o de estudiar porque el ambiente no nos invita a hacerlo. Si este es el caso, busca el lugar más idóneo para que puedas concentrarte en tus tareas sin distracciones. Puede ser un lugar de tu casa en donde no haya mucha circulación, o bien una biblioteca. Lo importante es que sea silencioso y que te sientas cómodo estando allí.

Haz público tu estudio

Comparte con tus cercanos (familia, o amigos si los tienes cerca) sobre lo que estás trabajando en la escuela o universidad, y pídeles que de tanto en tanto (no muy seguido) puedan pasar a preguntarte cómo va el progreso. Puedes incluso colocar un letrero en tu puerta que diga algo relacionado a tu desafío académico, como: “intentando entender las ecuaciones”. El informar a otros de tu tarea hará que le tomes más el peso a cumplir tu promesa.

No tienes por qué comenzar desde el principio

A veces el realizar una introducción es la parte más desmotivadora dentro de un proyecto o tarea académica. Mejor empieza por la parte del proyecto o tarea que más te motive y deja lo menos placentero para otro momento. Una vez que ya hayas avanzado te será más fácil abordarlo.

Recompénsate al concluir

Busca darte una recompensa al finalizar un período o ronda de estudio. Puede ser algo rico para comer o simplemente la posibilidad de realizar una actividad de esparcimiento, esta vez con la sensación del deber cumplido. Esto te dará una mayor motivación para finalizar tus objetivos planteados al estudiar.

Elimina los distractores

Si eres de los que consulta las redes sociales o páginas online a cada momento, intenta separar o reservar un espacio sin Wifi ni celulares, en el cual puedas concentrarte solamente en esa tarea académica. Esto te permitirá aprovechar mejor el tiempo y tendrás después más momentos para esparcimiento.



Esperamos puedas aplicar estos conceptos para no dilatar tus próximos proyectos.

Sabías qué...

Estudiar en intervalos de 30-50 minutos, con 10 minutos de descanso entre ellos, es la forma más efectiva de retener información.

¿Te ha sido de utilidad?
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (799 votes, average: 4,02 out of 5)
Cargando…